Instant Blog

0
Productos en tu carro
Total:

Beneficios de la cocina a presión

Ahorro de tiempo y energía

Las ollas eléctricas a presión son electrodomésticos eficientes que vienen, en orden de eficiencia, después del microondas. Hay 2 factores importantes que contribuyen a la eficiencia energética de la Instant Pot® . 

  • La cámara de cocción (el recipiente interior) está totalmente aislado, por lo que la olla no necesita ejercer mucha energía para calentarse.
  • Las ollas a presión requieren significativamente mucho menos líquido que las ollas tradicionales, por los alimentos hervirán más rápido. 

Comparado con otros métodos de cocina como horneado, hervido, o vaporeado, la cocina a presión puede reducir tu tiempo y energía de cocción hasta en un 70%.

Retiene vitaminas y nutrientes

Hervir (así como también vaporizar) puede causar que las vitaminas solubles al agua se pierdan, disminuyendo su valor nutricional. Las ollas a presión cocinan rápido, más profundo y parejo y pueden retener hasta un 90% de esas vitaminas solubles al agua.

Preservan la apariencia y sabor de las comidas

Cocinar en contenedores abiertos (sí, incluso los con tapas) exponen la comida al oxígeno y el calor, lo cual puede llevar a disminuir el color y disminuir el sabor. La cocina a presión satura los alimentos con vapor, permitiendo la retención de los colores brillantes y fitoquímicos (los que le dan color y sabor a los alimentos). Simultáneamente, el diseño hermético, permite que los sabores se desarrollen rápida y profundamente.

Elimina microorganismos dañinos

Al crear un ambiente que permite al agua hervir más allá de 100°C, las ollas a presión son implacables en su multifacética habilidad de destruir bacterias dañinas.

Úsala como herramienta de esterilización para jarros o mamaderas, o para tratar aguas.

Las ollas a presión pueden también neutralizar varias toxinas, como la fitohemaglutinina, una lectina encontrada en los frijoles rojos. El envenenamiento por esta bacteria puede ocurrir ingiriendo solo 5 frijoles mal cocidos, pero la cocción a presión en 10 minutos ha probado reducir las unidades de hemaglutinina a niveles seguros.

Otro ejemplo son las aflatoxinas, una micotoxina moldada que aparece cuando arroz, trigo, maíz o frijoles son guardados inapropiadamente y expuestos a humedad. Hervirlos solamente no destruye las aflatoxinas, pero un estudio en 2006 hecho por investigadores coreanos, encontraron que las temperaturas en la cocción a presión eran suficientes para reducir la concentración de aflatoxinas a niveles seguros.